El proyecto que prevé la creación del Área Protegida Norte fue debatido el pasado viernes, en el marco de la Audiencia Pública convocada por el Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz.

El presidente de la Unión Cívica Radical de Villa Carlos Paz, Juan Manuel Lucero, hizo uso de la palabra y celebró la iniciativa que ya tuvo aprobación durante la primera lectura.

El dirigente destacó la necesidad de la protección del ambiente de la ciudad, en un marco de una pandemia como la del Covid-19, ‘que constituye un llamado de atención en relación a la aplicación de modelos de desarrollo sostenibles que respete los recursos naturales’.

Para Lucero, la intervención de esta nueva área protegida, ‘es una respuesta a dos circunstancias que atraviesan todo el Valle de Punilla, por un lado los incendios que se vienen desarrollando durante los últimos años, y que en el año anterior se constituyó en un verdadero Ecocidio, y por el otro lado el avance de la Autovía de Montaña por parte del Gobierno provincial, con la destrucción de los recursos naturales por un lado, y la crisis ambiental, económica, social y cultural en la que se verán inmersas las localidades ubicadas a lo largo de la Ruta 38, en una obra que no tiene los estudios socioeconómicos y ambientales correspondientes’.

‘La ciudad ha sido muy clara, desde el momento de la redacción de la Carta Orgánica, los constituyentes definieron que Carlos Paz se compromete a un modelo de ciudad turística que respete el desarrollo sostenible y el cuidado del medio ambiente, por lo que este proyecto está perfectamente contenido en la base institucional de nuestra ciudad’, remarcó.

Planteó, en esta línea, que el desafío de construir una ciudad de esas características ‘también trae aparejado la definición concreta de a qué se debe responder al momento de sancionar las leyes de nuestra ciudad. Se deben proteger los derechos de un ambiente sano, con respeto a los recursos naturales e implementando proyectos vinculados al desarrollo sostenible, o la ciudad debe someterse a los intereses de la especulación inmobiliaria y la destrucción de los recursos naturales’.

En este sentido, ‘una norma como la que se está por sancionar, responde a dos premisas fundamentales que sostenemos desde el radicalismo local. Una ciudad que respeta sus instituciones y su carta orgánica, y una ciudad que defiende el medio ambiente y el desarrollo sostenible para que podamos seguir disfrutando responsablemente de una ciudad turística que avanza en el cuidado y la preservación de su entorno natural’.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here