La pandemia ha afectado a distintos sectores, uno de ellos es la frecuencia del servicio de colectivos interurbanos que, con las últimas medidas restrictivas anunciadas por el Gobierno nacional, volvieron a modificarse con intervalos más espaciados. 

Los trabajadores retomaron en diciembre el servicio luego de “un parate de ocho meses y medio”, detalló Claudio Luna, secretario Gremial de la Asociación Obrera de la Industria del Transporte Automotor (AOITA) en diálogo con Pensavalle Informa, por radio Universidad

Desde ese entonces, dijo, se marcó “un esquema que rondaba el 23 por ciento de lo que eran los servicios prepandemia”. Ahora, con las nuevas restricciones y tras un relevamiento realizado la semana pasada, “la circulación es entre un 15 y un 18 por ciento, con frecuencias de muy larga espera y con muy pocas unidades en la calle”. Entre un 10 y un 15 por ciento de los trabajadores se encuentran prestando servicio.

El sindicalista detalló que localidades que tenían un servicio diario, hoy lo tienen día de por medio. 

Otras localidades con mucha demanda, continuó, tienen cuatro servicios diarios y “la gente termina rompiendo el protocolo, al chofer no le queda otra opción, y viajan paradas”.

Ante esta situación, Luna señaló que han efectuado la denuncia al Ersep pero “nadie le pone el cascabel al gato en el tema sanitario que tanto nos preocupa y deberían, mínimamente, poner otros coches en horas pico para mantener el protocolo vigente”. 

Así, Luna ejemplificó que los choferes “llegan a un aparada con dos asientos libres y se encuentra con 15 personas en la parada. para que no pase a mayores el trabajador decide que la gente suba”, denunció.

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here