Con la cancelación de la Copa América en Argentina, Córdoba se quedó sin ser subsede del torneo continental. Pese a ello, las reformas en el estadio Mario Alberto Kempes continúan como estaban planeadas.

Fueron muchos los trabajos que se encararon en los últimos tiempos en el escenario deportivo más importante de los cordobeses. La mira estaba puesta en la Copa América. Córdoba recibiría trascendentales encuentros, entre ellos el clásico rioplatense entre argentinos y uruguayos, además de un partido de cuartos de final.

Sin embargo, la reciente cancelación del evento en Argentina (se disputará en Brasil) deja al Mario Alberto Kempes sin poder lucir las mejoras ante los ojos del mundo. No obstante, el estadio quedó listo para ser utilizado por los equipos cordobeses y para ser anfitrión de importantes eventos de carácter nacional e internacional.

El proceso de modernización que se está llevando adelante en el estadio Kempes contempla una reforma integral de los vestuarios y de los pasillos internos que conducen a los camarines y al campo de juego. Además, se hicieron significativas mejoras en las cabinas y en la tribuna de prensa. Se sustituyeron más de 190 puestos de trabajo por otros más modernos y confortables.

También se realizan modificaciones en los palcos VIP. Este sector está siendo acondicionado a nuevo. Asimismo, desde los últimos días se están reemplazando los bancos de suplentes por otros con mayor capacidad, debido a los nuevos requerimientos reglamentarios.

Otro de los cambios fue la colocación de las nuevas pantallas LED sobre las populares Willington y Artime, del doble de tamaño en relación con las anteriores. Fueron estrenadas en la final de la Conmebol Sudamericana, disputada en enero, entre Lanús y Defensa y Justicia.

También se cambiaron luminarias y se estrenaron en los partidos que disputó Talleres por la Sudamericana. Se reemplazó la vieja iluminación por un sistema nuevo con tecnología LED. Estos artefactos reemplazaron a los 222 proyectores antiguamente ubicados en las cuatro torres y en la platea Ardiles. Además, se incorporaron 30 nuevas luminarias en la platea Gasparini, sector donde no había artefactos anteriormente.

El proyecto de iluminación también contempla la instalación de las luces ornamentales. Se podrán apreciar por fuera del estadio, lo cual le dará al Kempes una estética imponente.

El campo de juego fue trabajado y cuidado para que llegase en óptimas condiciones a la Copa América.

Todas estas mejoras harán que Córdoba tenga un estadio con los más altos estándares de calidad y nivel internacional, situado a la par de los principales escenarios deportivos del mundo.

Salto de calidad

Héctor Campana, presidente de la Agencia Córdoba Deportes, valoró todo lo realizado en el estadio: “Son obras necesarias y que le dan un nuevo salto de calidad; con las reformas del año 2011 volvimos a poner al Kempes en el plano de las competencias internacionales y con estas refacciones seguramente tendremos grandes eventos deportivos”.

Además, Campana destacó: “Salvo el sistema lumínico, que se adquirió en el exterior, todo el resto se hizo con mano de obra cordobesa y con empresas de la Provincia”.

Pese a no haberse podido mostrar al mundo el enorme trabajo concretado en el escenario deportivo orgullo de los cordobeses, todas las reformas permiten reafirmar al estadio Mario Alberto Kempes como candidato permanente para alojar los eventos deportivos más importantes del país y del continente.