Un total de 17 casos positivos de la variante Delta de coronavirus, hasta el momento, y más de 160 contactos estrechos puso en alerta al sistema sanitario de Córdoba a partir del contagio de un viajero proveniente del Perú.

Según la información oficial, el pasajero peruano ingresó con certificado de test negativo y no cumplió con el aislamiento que exigen las normas sanitarias, en tanto que, por ahora, no hay circulación comunitaria de esa variante.

“Son 17 casos positivos, la mayoría asintomáticos, más de 160 personas aisladas y estamos esperando nuevos resultados de contactos estrechos”, informó a Canal 12 de Córdoba la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de Córdoba, Gabriela Barbás.

La funcionaria detalló, también, que se está trabajando en conjunto con el Ministerio de Educación para la realización de los testeos y relevamientos sanitarios en la comunidad educativa de cuatro escuelas de la capital local, debido a que cinco burbujas escolares se encuentran comprometidas por contactos estrechos con el caso positivo.

“En esta instancia la detección temprana es muy importante para evitar la cadena de contagios”, señaló la funcionaria al explicar que está comprobada científicamente que la variante Delta “es altamente transmisible, superior a lo que son otras variantes, por lo tanto es importante seguir instando a la población para que se vacune para evitar el desarrollo de un cuadro grave o fatal”.

Un hombre de 62 años, de nacionalidad peruana, fue el portador del virus que, el 19 de julio arribó al Aeroparque Jorge Newbery proveniente de Lima (Perú) con test negativo.

Dos días después se realizó el control, seguimiento telefónico y se programó el testeo correspondiente al séptimo día, y el 26 de julio, en Córdoba, se realizó el test para el alta y el resultado fue positivo, informó el Gobierno provincial.

Los datos oficiales detallan que el brote del virus, hasta el momento, se dio en un núcleo intrafamiliar y que los más de 160 aislados son personas mayores y menores que tuvieron contacto con los contactos estrechosdel viajero que, según se informó, se encuentra en buen estado de salud al igual que los restantes 16 positivos, y que en ninguno de los casos requieren, por ahora, hospitalización.

Barbás resaltó que “las estrategias de control son evaluadas permanentemente, y lo mismo ocurre con la información y la educación” para que la gente cumpla con los protocolos y las normas sanitarias.

El Gobierno de la provincia promovió una denuncia penal en la Unidad Fiscal de Emergencias Sanitarias (UFES) en contra del hombre peruano.

El denunciado deberá responder como presunto autor responsable de violar artículos 202 y 205 del Código Penal por propagar la enfermedad, delitos que establecen penas de entre 3 y 15 años de prisión, en tanto se analiza si la causa corresponde a jurisdicción del fuero federal.

El infectólogo Hugo Pizzi manifestó su preocupación por la situación al sostener que “tiraron un bomba epidemiológica en Córdoba”, por lo tanto “hay que estar muy alertas por el retroceso que esto implica en el manejo de la pandemia”.

“Es un tropiezo epidemiológico de grandes dimensiones, por la indisciplina, por la falta de empatía, por la falta de sentido común de esta persona”, manifestó Pizzi a radio Universidad de Córdoba y calificó como un “terrorista sanitario” al ciudadano peruano.

Télam

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here