El Frente Capaz emitió un comunicado donde realizó un crítico balance del primer año de gobierno del intendente Daniel Gómez Gesteira.

‘La gran mayoría de los vecinos, incluso muchos de los que votaron, considera que no ha cumplido con las expectativas de mejorar la ciudad’, arranca el documento, donde le atribuye a la gestión una ‘clara incapacidad’ y una ‘tendencia autoritaria producto de la misma ineficiencia de conformar un proyecto creíble y satisfactorio que permita ser acompañado por una importante porción de la población’.

Tras remarcar que 2019 registró un déficit de más de 200 millones de pesos, Capaz plantea que la gestión liderada por Gómez Gesteira ‘encontró en la limitación a la participación social, la respuesta a la crisis’.

En este sentido se hizo referencia al rol del Concejo de Representantes (‘no permiten el tratamiento de ordenanzas que no provengan del oficialismo y no tratan ningún pedido de informe, imposibilitando a los ciudadanos que conozcan la situación de la administración de su propia ciudad’) y se advierte que el departamento Ejecutivo ‘se halla a la deriva, con un intendente ausente, que solamente aparece en fotos esporádicas o para denunciar a vecinos que intentan ayudar’.

En otro párrafo lo dirigentes reconocen que desde la oposición ‘no hemos podido todavía articular una estrategia que permita acumular consenso y cambiar el camino al desastre en el que se  encuentra la ciudad’.

‘Esto es responsabilidad de quienes queremos un futuro mejor para la ciudad’, afirman, y acto seguido convocan a la ciudadanía a ‘dejar de lado los personalismos y los intereses menores para conformar con los actores sociales, económicos y políticos un espacio de debate donde se planteen propuestas para enfrentar la crisis’.

‘A un año de asumir el Gobierno Municipal solamente hay una certeza, es que la ciudad está sin rumbo y corre grave riesgo desarticularse e ingresar en una caída difícil de remontar’, cierre el documento que firman Blanca Pérez, Libia Smania, Martín Pereira, Walter Gispert, Carlos Felpeto, el concejal Gustavo Molina y el tribunos de Cuentas Daniel Viale.

El documento completo

UN AÑO

Se cumple un año del Gobierno Municipal, la gran mayoría de los vecinos incluso muchos de los que votaron consideran que no ha cumplido con las expectativas de mejorar la Ciudad.

Una clara incapacidad de gestión marcada por una tendencia autoritaria producto de la misma ineficiencia de conformar un proyecto creíble y satisfactorio que permita ser acompañado por una importante porción de la población.

El 2019 marcó la primera debilidad del actual Gobierno, podemos decir que hubo un déficit de más del 10% de los gastos del municipio. Se derrocharon $ 200.000.000 más de lo recaudado durante ese período, por consiguiente, por primera vez desde la anterior gestión se gastó más de lo que se recaudó. Por eso cabe aclarar que en los anteriores años de la administración siempre existió un superávit.

Este gobierno está cruzado por la Pandemia que pone a nuestra ciudad como a otras en situación de emergencia económica, agravada por ser turística, actividad que está totalmente inmovilizada impactando directamente en el comercio, la construcción, el esparcimiento y el entretenimiento, entre otras actividades, debilitando los ingresos económicos de nuestros contribuyentes.

Esta gestión encontró en la limitación a la participación social, la respuesta a la crisis.

El Concejo de Representantes estuvo los primeros meses sin actividad y los últimos sesionando cada 15 días, sin ningún motivo que justifique esa medida. No permiten el tratamiento de ordenanzas que no provengan del Oficialismo y no tratan ningún pedido de informe, imposibilitando a los ciudadanos que conozcan la situación de la Administración de su propia ciudad.

El Departamento Ejecutivo se halla a la deriva, con un Intendente ausente, que solamente aparece en fotos esporádicas o para denunciar a vecinos que intentan ayudar.

La Ciudad con más de 100 días sin transporte perjudicando a la clase trabajadora, no observa ninguna reacción, ni económica, ni de gestión, el gobierno no plantea una solución posible que permita alivianar los bolsillos de comerciantes y ciudadanos en general, ni mucho menos un plan que avizore un posible futuro que enfrente la situación

Instamos al Gobierno a convocar, con un carácter plural a todos los sectores económicos ya sea gastronómicos, hoteleros, comerciantes, trabajadores, entre otros, y así poder discutir medidas posibles en corto plazo y no lo hace porque no tiene que decir.

Debemos reconocer que desde la oposición no hemos podido todavía, articular una estrategia que permita acumular consenso y cambiar el camino al desastre en el que se encuentra la ciudad. Esto es responsabilidad de quienes queremos un futuro mejor para la ciudad.

Es nuestra responsabilidad, dejar de lado los personalismos y los intereses menores para conformar con los actores sociales, económicos y políticos un espacio de debate donde se planteen propuesta para enfrentar la crisis. –

A un año de asumir el Gobierno Municipal solamente hay una certeza, es que la ciudad está sin rumbo y corre grave riesgo desarticularse e ingresar en una caída difícil de remontar. –

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here