El bloque de CPU bloqueó, en la sesión del jueves pasado, la posibilidad de tratar un proyecto de resolución que tenía como objetivo precisar información sobre la habilitación y las condiciones de funcionamiento del bar ‘El ‘Arabe’, a partir de la polémica por la ya famosa picada.

La iniciativa fue impulsada por el edil Gustavo Molina (Capaz-Frente Cívico) pero después de una tensa discusión fue derivada a la comisión General, lo que en la práctica significa que no será tenida en cuenta por el oficialismo.

Al fundamentar su pedido para que sea tratada sobre tablas, Molina hizo hincapié en la necesidad de llevar transparencia sobre un caso que tuvo altísimo (y negativo) impacto para la promoción de la ciudad. Y criticó el rol que asumió el municipio desde que estalló el escándalo.

“Fueron los empresarios los que tuvieron que salir a defender al ciudad. Los funcionarios están escondidos”, afirmó.

El jefe del bloque de CPU, Sebastián Guruceta, defendió con gran energía pero con escasos fundamentos el accionar del gobierno, y sostuvo que se están realizando los controles correspondientes. No aclaró, sin embargo, por qué rechazaron la posibilidad de contar públicamente con información fidedigna y de primera mano sobre si el comercio cumple con todas las ordenanzas del rubro, en especial con aquella que regula la instalación de mesas y sillas en las veredas.

“Llama la atención que con todo el aparato mediático con el que cuenta el municipio no hayan buscado contrarrestar esto. Y ya que el concejal Guruceta está tan vehemente, podría salir defender la ciudad”, sugirió Molina. Y se preguntó: “¿a quién están protegiendo?”.

En este punto vale hacer una acotación.

Al hacer uso de la palabra, el edil opositor hizo referencia a la respuesta que Camila Cherara, en representación del bar, dio a los turistas que se quejaron en las redes sociales. “Sigan hablando, sigan escrachando, que yo ya estoy preparando las vacaciones para marzo. Nos vemos, barats”, lanzó despectivamente.

“Le echó un balde de nafta a la polémica”, opinó Molina.

Sucede que la joven es sobrina de la concejala oficialista Carina Fernández (una de las que votó en contra del tratamiento del pedido de informes) y asimismo tendría fuertes lazos de amistad con otros influyentes funcionarios de la Gestión Comunitaria.

Como sea, una vez más la coalición gobernante dejó pasar la oportunidad de llevar transparencia y claridad a un tema álgido que exige respuestas concretas y no discursos vacíos.

3 COMMENTS

  1. Es todo un desastre con el gobierno de Carlos Paz. Hacen lo que quieren y la mayoría de las veces contra el pueblo y la ciudad. Siguen siendo los ineptos que asumieron hace bastantes años sin plan ni objetivos para la ciudad. Todo se hace a lo que salga.

  2. TODO ESTE DESMADRE DE GOBIERNO DE CARLOS PAZ UNIDO NO HUBIESE LLEGADO A TALES EXTREMOS SI EXISTIESE LA POLITICA , EN EL CONSEJO DE ” REPRESENTANTES ” , EL EQUIVOCADO ARTICULO DE LA CARTA ORGANICA MUNICIPAL QUE LE DA MAYORIA SIMPLE A QUIEN GOBIERNA , ASI GANE POR UN VOTO , ELIMINA LA POSIBILIDAD DE DEBATE , POR ENDE , DE CRECIMIENTO Y REPRESENTACION DEL PUEBLO ESTE GOBIERNO ES UN HECHO , SE VA , CUMPLIDO SU MANDATO , Y QUIEN VENGA VA A TENER LA MISMA FORMA AUTORITARIA DE GOBERNAR

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here