Hay novedades en el Proyecto Czekalinsi, esta investigación de CONICET que busca mostrar cómo impacta la alimentación en la línea de pobreza. El grupo que se alimenta con la canasta básica tuvo una nueva baja, en este caso el director de la investigación, Martín Maldonado.

“Fue una decisión del equipo médico y de nutricionistas porque se me dispararon los triglicéridos”, explicó el investigador. Estos son grasa mala en sangre que pueden provenir de carnes y de harinas. En menos de seis meses, se le dispararon: de 152 pasaron a 260, lo cual no es un buen indicio para la salud.

Cabe recordar que el proyecto consta de tres grupos: uno que se alimenta con la canasta básica (con la que el Indec mide la pobreza), otro que sigue la dieta de las Guías Alimentarias para la Población Argentina (GAPA) publicadas por la Secretaría de Salud y un último equipo que no realiza modificaciones en su alimentación habitual.

Esta baja de Maldonado se suma a la de dos mujeres que también debieron dejar la investigación por problemas de salud. Sale a la luz, así, a primera vista, que la dieta que se propone en la Canasta Básica no es saludable y mucho menos recomendable.

De todas maneras, la investigación continúa, ya que consta de dos etapas: una de septiembre de 2019 a marzo de este año y otra de marzo a septiembre del 2020. Quedan más de 12 voluntarios y voluntarias participando.

Esta propuesta es sin dudas significativa. Permite evidenciar que la forma de medir la pobreza en nuestro país es errónea, es antigua, que debería cambiar. No es sano alimentarse según esos parámetros.

En cambio, el grupo que se alimenta con la dieta GAPA mostró cambios saludables. Duermen mejor, ya no sufren acidez, realizan actividades físicas; incluso un voluntario dejó de roncar. “La GAPA es una dieta oficial pero cuesta entre un 70 y 80 por ciento más que la dieta de Canasta Básica”, indicó Maldonado. Esto significa que si se utilizara esa dieta para medir la pobreza, revelaría que hay una mayor cantidad de pobres en el país.

“Nos duele la indiferencia del Indec. Lo vemos como una declaración política por parte del organismo que está encargado de medir la pobreza”, lamentó el científico.

Cabe recordar que el proyecto no tiene el apoyo de ningún gobierno y se trata de una investigación costosa. Los alimentos, la logística, entre otras cosas, se manejan por canje. Hoy cuenta con el apoyo de los SRT por parte de Canal 10 y Canal U y del medio La Voz.

También se financia con aportes de particulares que al día de hoy superaron las 80 personas. Para colaborar, se puede ingresar a este sitio.

Cba24n

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here