Por Raúl Bonadero – Ex concejal y exconvencional constituyente de Villa Carlos Paz.

Ya retirado de la política tras más de ocho décadas de vida y casi siete de actividades sindicales, gremiales y políticas, me siento modestamente autorizado a opinar sobre el momento que estamos viviendo en estos aspectos.

Sin duda que la participación de la dirigencia en general, el periodismo en su gran mayoría y la ciudadanía en las redes sociales, adolece del terrible mal de la “negatividad”. Me refiero a la inveterada costumbre de hablar mal del “otro”, de resaltar los errores y defectos y sólo en un mínimo porcentaje destacar lo positivo, es decir las expresiones que pueden juzgarse acertadas o beneficiosas.

En vísperas de un proceso electoral, cargado de pesimismo y de menguadas esperanzas, se vive un verdadero “combate” y no una competencia donde lo bueno incline la balanza. Llevado a un plano “futbolístico” es como si pretendiéramos ganar no jugando bien, sino tratando de que el rival juegue mal.

Creo que es un proceso que no sólo afecta nuestra país sino al mundo entero. Los males del individualismo creciente que lleva inexorablemente a incentivar el egoísmo deben ser combatidos, si pretendemos mejorar la civilización.

A pesar de este convencimiento, aún conservo una luz de esperanza. Quiera Dios que los argentinos logremos superar esta situación y seamos capaces de producir un giro copernicano que nos lleve a horas de superación y felicidad.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here