El Concejo de Representantes de Villa Carlos Paz concretó este jueves por la noche la primera sesión ordinaria del período 2019-2023.

Si bien se trata de un gobierno nuevo, la dinámica parece no haber cambiado en lo que tiene que ver con la postura avasalladora del oficialismo.

Quedó claro, sin margen para dudas, que el bloque de Carlos Paz Unido está dispuesto a hacer valer su mayoría sin que le tiemble el pulso y aunque eso implique restringir, cada vez más, la participación ciudadana.

La modificación unilateral del criterio para aprobar la realización de obra pública, abandonando la doble lectura con audiencia pública y mayoría agravada que se utilizaba desde la entrada en vigencia de la Carta Orgánica (2008), es prueba de ello.

La sesión sirvió, también, para conocer los nuevos liderazgos en el renovado oficialismo.

Con Soledad Zacarías en la presidencia, Sebastián Guruceta llegó para ser el encargado de la defensa política de los proyectos de la gestión Gómez Gesteira, relegando a sus compañeros de bloque –al menos en esta primera instancia- a ser meros espectadores, con la salvedad de Carla Livelli. Ambos se trenzaron en un duelo de chicanas y pases de factura con los ediles del frente Capaz, Natalia Lenci y Gustavo Molina. Los concejales opositores reelectos demostraron, por su parte, que están dispuestos a dar batalla.

Los debutantes Carlos Quaranta (Carlos Paz Inteligente), Jorge Lassaga (Carlos Paz Somos Todos) y Daniel Ribetti (Carlos Paz Despierta) esgrimieron con solidez sus argumentos y propuestas.

El avasallador planteo del oficialismo, que ante la menor discrepancia levanta una pared de siete manos, terminó por aglutinar sorpresivamente a una oposición que se caracteriza por sus matices.

Salas Acusadora y Juzgadora

La sesión comenzó puntualmente a las 18 en la sala ubicada en la planta alta de la Terminal de Ómnibus. Lo primero fue definir los ediles que integrarán las salas Acusadora y Juzgadora en un eventual proceso de juicio político.

Tras el sorteo quedaron conformadas de esta manera:

Sala Acusadora: Natalia Lenci, Leonardo Villalobo, Carlos Quaranta, Mariano Melana (presidente), Soledad Zacarías y Patricia Morla.

Sala Juzgadora: Gustavo Molina (presidente), Daniel Ribetti, Sebastián Guruceta, Carla Livelli, Jorge Lassaga y Carina Fernández.

Tras la lectura de la resolución con el orden del día, los concejales del oficialismo y la oposición propusieron los proyectos que pretendían tratar sobre tablas.

Ya en este punto se vislumbró que la cosa no venía fácil.

La moción de Guruceta (separó varias propuestas) fue aprobada únicamente con los votos del oficialismo, mientras que Molina quiso tratar único proyecto relacionado a la forestación de las veredas y fue rechazado.

Por unanimidad, en tanto, se decidió tratar sobre tablas y aprobar el proyecto de Lenci para declarar de interés la charla “Diagnóstico temprano en TEA Trastorno del Espectro Autista – Importancia del uso de claves visuales”.

Aprovechando la presencia en la sala de integrantes de la organización TGD Padres Carlos Paz Tea, la autora de la iniciativa entregó la correspondiente declaración.

Tras los aplausos y las sonrisas, el ambiente se puso tenso.

Obra pública

Los dos únicos despachos que se trataron en la sesión tenían relación con obras públicas. Por un lado, la “Electrificación del loteo Programas – Terrenos para tu vivienda– Lo tengo de Villa Carlos Paz”; y por otro, la Plaza de los Artesanos.

Con todos de acuerdo en que las obras son necesarias, el debate giró en torno al cambio en la metodología que impuso el oficialismo.

Históricamente lo relacionado con obra pública se aprobó con el mecanismo de doble lectura y audiencia pública, y mayoría agravada.

El martes, en la reunión de comisión de Desarrollo Urbano Ambiental, presidida por Livelli, el bloque de CPU informó que habían realizado una nueva interpretación de la Carta Orgánica concluyendo que solo es necesaria una lectura y mayoría simple, sin audiencia.

Fue Livelli quien presentó el proyecto para electrificar el famoso Lote H.

“Eso permitirá la habilitación definitiva del loteo. Descuento el apoyo de todos los concejales”, chicaneó.

Molina salió al cruce desde su banca sostuvo que estaba de acuerdo con el proyecto pero que cuestionaba la metodología para aprobarlo.

“Implica una ruptura en la tradición republicana de este Concejo. Me hace mucho ruido que se cercene la posibilidad de expresión de los vecinos. Este cambio es absurdo y autoritario”, afirmó.

Desde el oficialismo Guruceta respondió que el mecanismo “está dentro de la Carta Orgánica”, y opinó que si antes usaron otra metodología “ha sido por error”.

En este punto, lanzado en la defensa de la endeble postura del oficialismo, señaló que pueden haber aprobado las obras en doble lectura y audiencia porque el Concejo “estaba manejado por la oposición, que había maniatado al oficialismo”.

Aunque en las dos gestiones de Avilés Guruceta se desempeñó como miembro del gabinete del ejecutivo, estas expresiones explicitan que desconoce absolutamente como ha sido la relación de fuerzas en el cuerpo legislativo. Y de paso, tras considerar que algunas de las decisiones tomadas con ese criterio, podían estar “viciadas de nulidad”. Zacarías y Livelli, integrantes del Concejo en la gestión anterior, solo atinaban a asentir.

Jorge Lassaga, por su parte, también aclaró que la discusión no es por la obra si no “por el procedimiento”.

“Hace años este Concejo vota la obra pública con doble lectura y mayoría agravada y ahora cambia. Lo que pedimos es pasarlo a comisión y pedirle al Asesor Letrado un dictamen con su firma”, dijo.

Daniel Ribetti se expresó en el mismo sentido. “Los que recién llegamos al Concejo nos encontramos asombrados por este cambio de criterio. Me llama la atención y pedimos tiempo para entenderlo”, indicó.

Lenci hizo hincapié en que el espíritu de la Carta Orgánica debe ser interpretar su texto siempre a favor de la participación de los vecinos, y advirtió que la falta de audiencias públicas genera menos transparencia “porque el vecino no se puede expresar”.

“En la falta de transparencia se aloja la corrupción”, lanzó.

Carlos Quaranta, a su turno, observó que el cambio de criterio “deja de lado que muchos concejales interpretaron que implicaba doble lectura y audiencia, mínimamente”.

“Sería prudente estudiar más profundamente este tema. Dos semanas no van a cambiar la situación de las obras y todos las vamos a apoyar”, agregó.

Acto seguido mocionó darle tratamiento de doble lectura hasta tanto pudieran tenerse certezas. El oficialismo lo rechazó.

Lassaga propuso devolver el punto a comisión, con la misma idea, y el oficialismo también rechazó esta alternativa.

Para fortalecer su postura, Guruceta hizo alusión a un dictamen jurídico-económico de una línea firmado por un abogado de Asesoría Letrada y el secretario de Economía donde decía que correspondía simple lectura.

La palabra volvió a Molina, y le respondió a Guruceta respecto a que la oposición dominó en el Concejo en la gestión anterior.

“Lo tuve que anotar porque no lo puedo creer. Tengo más de 80 presentados y la mayoría nunca fueron tratados. Desde el oficialismo hicieron lo que quisieron y como quisieron”, dijo. Y recordó que cuando Guruceta fue concejal (en el período 2007-2011) “se cansó de aprobar proyectos similares a este” con doble lectura.

“Desde Carlos Paz Despierta no venimos a oponernos a nada. Pero lo que están haciendo es un desprecio muy grande a los ciudadanos que nos votaron. Sumando los votos de las minorías no es un porcentaje despreciable. Tenemos una representación legítima, no estamos acá caprichosamente”, sostuvo. Y llamó a tener un gesto de “responsabilidad cívica” que nunca llegó.

Puesto a votación, la maquinaria oficialista se puso en marcha y los siete votos aprobaron el proyecto.

La misma suerte corrió el relacionado al Paseo de los Artesanos.

Cuando se abrió el debate sobre este punto, se sumaron algunos nuevos conceptos aunque las posturas, básicamente, se repitieron.

Molina enumeró una serie de proyectos de obra pública aprobados en 2019 con el mecanismo de doble lectura; y Guruceta insistió con que esa decisión es “irracional”.

Lassaga apuntó que si bien el oficialismo parece tenerlo resuelto, “no hay nada aclarado”.

“Es el criterio de Guruceta. De una fuerza que sacó el 35% de los votos y tiene siete votos acá y dicen ser los mandantes de la Carta Orgánica”, disparó.

Las siete manos levantadas de Zacarías, Guruceta, Villalobos, Fernández, Melana y Morla, aprobaron el proyecto y fijaron un antecedente que marcará la gestión.

Compartí esta nota y seguinos en las redes
error

3 COMMENTS

  1. CREO HABER DESCUBIERTO EL DISPARADOR DEL ….. ” MINUCIOSO ANALISIS ” QUE HACEN LOS CONCEJALES OFICIALISTAS ANTE CADA VOTACION , Y ES ” EL CODO DE GURUCETA ” CUANDO DEBEN LEVANTAR LA MANO GURUCETA PEGA UN CODAZO A SU DERECHA QUE ES TRANSMITIDO HASTA MELANA , MELANA A MORLAS Y AL PUNTO IMPENSADO QUE MORLAS CODEA EL AIRE

  2. LA POSTURA OFICIALISTA ES SALVAJEMENTE ANTIDEMOCRATICA E IRRESPETUOSA DE LA VOLUNTAD POPULAR EXPRESADA EN LAS URNAS DE LA ULTIMA VOTACION

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here